Mensaje Supremo

 

 

Texto: 1 Timoteo 1:15 “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales o soy el primero.”

 

 

INTRODUCCIÓN

Cuenta la historia de algunos soldados japoneses que fueron encontrados muchos años después de la victoria de los aliados sobre el Japón en la Segunda Guerra Mundial

Separados de su regimiento durante la invasión de las fuerzas aliadas, se escondieron en la jungla. Pensando que todavía estaban en guerra, abrían fuego contra cualquiera que se acercara a su escondite.

Por varios años habían vivido temiendo a sus enemigos, y sufriendo de soledad por la separación de sus familiares. Atentos sólo a sus necesidades primordiales, desconocían los acontecimientos mundiales.

Cuando finalmente fueron encontrados y se les dijo que la guerra había terminado, rehusaron creerlo. Sospechaban que había una trampa en lo que se les decía para lograr su rendición. ¡Ellos no saldrían de su escondite para ir a la prisión!

La noticia que podría haber aliviado sus tensiones, la nueva de que no necesitaban temer y de que podían regresar a sus hogares para reunirse con sus familiares bajo una completa amnistía, era demasiado buena para ser verdad. Casi imposible de creer.

Los soldados no habían hecho nada para ganar el perdón. No habían elevado ninguna petición formal. Sin embargo, varios años antes el conflicto había terminado.

En cierto sentido, aunque lo desconocían, estaban en condiciones de ser aceptados. Todo lo que tenían que hacer era salir de la jungla, aceptar el ofrecimiento de amnistía y retornar a sus hogares y familiares.

I. Nuestra base a tal Mensaje: “Palabra fiel y digna de ser recibida de todos”

 1.- Lo que dice el Apóstol es digno de confianza. No es una fábula o un mito. Es la verdad de Dios, revelada en Cristo, y proclamada por toda la Biblia.

En su segunda epístola a Timoteo, el Apóstol dijo,

“…las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús” (II Timoteo 3:15).

Y el Apóstol Pedro dijo:

“Los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (II Pedro 1:21).

2.- Por lo tanto la Biblia es la fuente de la palabra fiel en nuestro texto. Los Apóstoles no siguieron “fábulas artificiosas” cuando hablaron de Cristo, “sino como habiendo visto con [sus] propios ojos su majestad” (II Pedro 1:16). Ellos hablaban de Cristo, a quien habían conocido en persona:

“…lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos…”

(I Juan 1:1).

Estos fueron los Apóstoles,

“A quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días” (Hechos 1:3).

II. El excelso visitante: “Cristo Jesús vino al mundo”

  1. El Hijo eterno de Dios. Ángeles habían venido; también profetas. El Hijo: mayor que todos.

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo…” (Gálatas 4:4).

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros…”   (Juan 1:14).

  1. De la excelsa gloria al bajo mundo.
  2. Su visita: el acontecimiento más importante de los siglos. Ninguno más celebrado en los cielos. Ninguno que más conmoviera a los infiernos.

III. Al propósito de su venida: “Salvar a los pecadores”

  1. Una misión de amor y misericordia (Juan 3:16):

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

La Biblia enseña que tú eres pecador. El Apóstol Pablo dijo:

“Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:10-12).

Dado que eres un pecador, no puedes agradar a Dios, no importa cuánto te esfuerces. Tu pecado debe ser pagado por el Cristo crucificado:

“Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero…” (I Pedro 2:24).

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).

  1. Una misión difícil.
  2. Una misión de universal alcance. No “algunos pecadores”, sino TODOS “los pecadores”.
  3. Misión tan importante, que no quiso confiarla a ningún ángel.

CONCLUSIÓN

 El éxito de este Mensaje: “Yo soy el primero”

Quizás tu puedes ser uno de los que dicen: “Yo soy un pecador demasiado grande para que Jesús me salve”.

Pero mira nuevamente el texto:

“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (I Timoteo 1:15).

Pablo dijo que él era el principal pecador, el primero. Estaba diciendo la verdad. Él blasfemó contra el Señor Jesucristo. Persiguió y mató a los cristianos. ¡Pero Cristo lo salvó! Si Cristo pudo salvar a un pecador impío como Pablo, Él también te puede salvar a ti. ¡Si Cristo pudo convertir a un hombre malo como Pablo en uno de Sus Apóstoles, Él puede perdonar tus pecados y regenerar tu corazón, y convertirte en un verdadero cristiano!

“Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (I Timoteo 1:15).

Jesús vino a salvar a los pecadores. Si tú sientes que eres pecador, Cristo puede salvarte. Pero yo te advierto – si no sientes que eres pecador, tú no puedes ser salvo por El. Porque

¡“Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”

  1. Logrado a costa de su vida: ¡La cruz!
  2. De un modo completo y perfecto: no a medias, no capacitándonos para salvarnos; no ayudándonos a salvarnos; sino completo, perfecto: perdón completo; y salvación eterna.
  3. Demostrado en los que han creído en él. Pablo se ofrece como ejemplo y testigo de su gracia y de su poder.

 

Dios les bendiga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s